FOLLOW US

FacebookYoutubeLinkedin

International Association of Parliamentarians for Peace

CALENDAR OF EVENTS

April 2019
S M T W T F S
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4

M. Salinas: La Ruta hacia la Paz

Existe una PIRÁMIDE de valores, valores universales. Esta pirámide está construida por grandes rocas monumentales mayores que las que se usaron para las pirámides egipcias.

Solo que en la pirámide de los valores los bloques no están colocados al azar, y aunque el orden puede ser subjetivo ya que cada quien los organiza de manera diferente.

En el caso de la PAZ sabemos que sin importar donde la coloquemos no hay duda qué sabemos lo que la antecede y lo que la precede.

A la PAZ le antecede la LIBERTAD y precede a la UNIDAD.

No hay PAZ si uno no es libre, no tiene PAZ; los pueblos oprimidos no viven en PAZ y están más cerca de la GUERRA que a la PAZ, los gobiernos con mayores controles (menos libertades) hacia la inversión, hacia la creatividad y hacia la iniciativa están muy lejos de tener pueblos en paz. Las instituciones cerradas sean de carácter público o privadas, religiosas, políticas, educativas o financieras igualmente están lejos de crear ambientes de paz y de una u otra forma se generan conflictos y los líderes, jefes, directores gerentes o gobernantes sin darse cuenta empiezan a malgastar su tiempo en solucionar los conflictos laborales o de gestión que en su principal objetivo que es el desarrollo integral de todo el sistema.

No hay PAZ sin libertad. No hay PAZ cuando un individuo quiere cantar una melodía fuera del baño pero no lo hace por el qué dirán, sencillamente no es LIBRE de cantar lo que se le plazca. Escribo lindos poemas pero no me atrevo a mostrarlos a nadie porque… y si a los demás no les gusta (no es libre, es prisionero de sus propios temores); me muero de hambre pero algo me impide agarrar un saco de naranjas y ponerme en una esquina a pelarlas y venderlas; quise ser piloto pero mi padre quiso que fuera cirujano.

En empresas y gobiernos libres, que promueven la libre creatividad, inventiva, automotivación y alta estima, fuera de la crítica malsana, se crean ambientes de PAZ que llevan a la UNIDAD, al trabajo en equipo, de apoyo mutuo, llevando al valor consecuente a la PAZ que es la UNIDAD. La UNIDAD se da cuando todas las áreas de trabajo y ejecución no tienen competencia entre ellos sino un fiel compromiso a ofrecer la más alta calidad en los productos o servicios que ofrecen.

En el tren de las cuestiones actuales mundiales podemos ver como la bandera de la LIBERTAD se levanta pero aún no se ha entendido el propósito en la corriente y la tendencia global. LIBRE comercio, libertad de Prensa, libertad de Culto y religión, libertad de pensamiento, libertad de asociación, libertad de locomoción, el internet, las comunicaciones y los medios de transporte.

No hay duda que al por lo menos avanzar en estos procesos se están produciendo hoy los grandes conglomerados humanos, fusiones de grandes empresas e ideas y hasta comunidades de naciones.

CAFTA: Tratado de LIBRE Comercio Centroamericano: CEE: Comunidad Económica Europea; Mercosur el relativo al cono sur, y las grandes fusiones corporativas Y financieras internacionales y otras formas más. Por supuesto que en los antecedentes de esto hubo los mismos temores, desconfianzas, enemigos y reservas que sufre el hombre sin la libertad de vender naranjas o cantar fuera de la ducha.

No olvidemos que la meta final de todos nuestros más anhelados deseos es alcanzar la FELICIDAD y todos los días nos levantamos en una carrera atropellada en la búsqueda diaria de la FELICIDAD.

Entonces sin olvidar que nuestro último objetivo no es la PAZ sino la FELICIDAD es importante saber en qué parte del proceso se encuentra la PAZ.

La ruta es la siguiente: LIBERTAD – PAZ – UNIDAD – FELICIDAD

Para los que todavía no se acercan a la LIBERTAD antes de la LIBERTAD está la RESPONSABILIDAD.

Así que bien podríamos externar que: No hay LIBERTAD, sin RESPONSABILIDAD; No hay PAZ, sin LIBERTAD; No hay UNIDAD, sin PAZ; y no hay FELICIDAD sin UNIDAD.

De la misma manera que atropellamos para llegar primero al cumplimiento de nuestro deseo, es decir, primero a la fila en el cine, en la matrícula, en la caja del súper, y en la simple pulpería ignoramos a los que ya están y soberbiamente creemos que somos los únicos que andamos de compras. Primero para tomar el bus, primero para hacer las compras, los conductores se impacientan en el rojo, empujan en el verde y todos quieren cruzar en amarillo (todos los conductores sufren el síndrome de ambulancia, parece que todos llevan un herido). Así también atropellamos continuamente en la loca búsqueda de la felicidad, en este mundo competitivo todos queremos ser primero y pisoteamos otros derechos y valores así como los derechos y valores de otros.

ACTITUDES DE PAZ

¿Cómo contribuir mínimamente hacia la PAZ?

Esperar nuestro turno en la fila, respetar a los ancianos, a los minusválidos y las embarazadas. Y si alguien quiere romper ese esquema tener la LIBERTAD de alzar nuestra voz para evitar el abuso. Cuando contratemos un producto o servicio no regateemos y respetemos el trabajo de los demás.

Cuando estemos a diez vehículos del semáforo no usemos el claxon para empujar a los otros ya que ellos tienen la misma prisa que nosotros. Si estamos en una bocacalle no cerrar el paso para permitir que otros puedan circular. No tirar basura y otras mínimas son actos de paz.

¿Qué es lo que crea la GUERRA? Se crea la GUERRA cuando tomamos lo que no nos pertenece, ya sea vía el robo o un acto de corrupción. El robo y la deshonestidad, la corrupción y toda aquella acción que nos lleva a tomar o poseer lo que no nos hemos bien ganado son los factores que mantienen a Honduras y a los hondureños en guerra al punto que hemos alcanzado los más altos niveles de mortalidad. Y quizás debamos reflexionar y preguntarnos ante la alta criminalidad ¿No será que hemos tomado algo de ellos y hoy solamente lo están reclamando?

Así que para salir del ambiente y reducir los generadores de la guerra y el conflicto hay definitivamente y absolutamente hacer lo contrario. Si la guerra es tomar de los demás al punto de matar para obtener lo nuestro, lo contrario es: “VIVIR POR EL BIEN DE LOS DEMÁS”

A Jesús entre sus varios títulos le es otorgado el de “Príncipe de Paz.” Pero está claro que su definición de paz no era la que hasta ahora hemos convencionalmente aceptado. Por lo que pronunció: “Yo doy la PAZ, mas no como la da el mundo.” Cuando Jesús fue preguntado cómo se alcanzaba el cielo, contestó (Mt. 19):

Cuando Jesús iba a seguir su viaje, llegó un hombre corriendo, se puso de rodillas delante de él y le preguntó:

–Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna? Jesús le contestó: –¿Por qué me llamas bueno? Bueno solamente hay uno: Dios.

Ya sabes los mandamientos: ‘No mates, no cometas adulterio, no robes, no mientas en perjuicio de nadie ni engañes, y honra a tu padre y a tu madre.

El hombre le dijo:

–Maestro, todo eso lo he cumplido desde joven.

Jesús le miró con afecto y le contestó:

–Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riquezas en el cielo. Luego, ven y sígueme.

La máxima libertad es liberarnos de todo aquello que obtuvimos en la vida: fama, posesiones, títulos, apellidos, riquezas. Mateo 6:21: “Porque donde esté vuestro: tesoro, allí estará también vuestro corazón.”

Quiero recordar aquí la frase que construí para la paz cuando en el 2006, una empresa editorial me pidió elaborar un calendario de valores asignándole un valor a cada mes. Mi proyecto fue sacar el valor del abstracto y darle un nombre, un sustantivo un referente concreto y sobre eso darle una definición. A la PAZ le di la noche y salió así:

PAZ: Soy como la noche

Disfruto del silencio y la quietud después de tenerlo todo durante el día. Soy la madurez del día acabando sin nada después de tenerlo todo.