FOLLOW US

FacebookYoutubeLinkedin

International Association of Parliamentarians for Peace

CALENDAR OF EVENTS

April 2019
S M T W T F S
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4

Mensajes de Paz de Guayaquil, Ecuador

Guayaquil, Ecuador - Mensajes de paz para la celebración del Día Internacional de la Paz el 21 de septiembre 2012, en la Sala de Simón Bolívar del Gobierno de Guayas, de parte de la Srta. Diana Vásquez, el Dr. Hernán Ulloa, y el Dr. Lorenzo Calvas.

Año 2012 “Paz sostenible para un futuro sostenible”

“Si queremos tener paz en el mundo debemos tener paz en nuestros hogares. Para que la paz reine en nuestros hogares debemos primero vivirla”

MENSAJE DE PAZ DE LA DELEGADA DE LA GOBERNACIÓN DE LA PROVINCIA DEL GUAYAS

Srta. Diana Vásquez

“Hoy es una estupenda tarde para hablar de la paz. Pues no hay camino para la paz; la paz es el camino. Todos queremos un mundo en el cual queremos que haya un espacio que prevalezcan los valores; como son los valores de la paz, la armonía y el respeto, entre otros. ¿Por qué una paz sostenible para una futuro sostenible? Porque es relevante para la construcción de un futuro próximo. Esto es indispensable para lograr la paz a largo plazo. Y para que nuevas generaciones venideras puedan cosechar una cultura de paz. Pensemos en cómo poner nuestro granito de arena para conseguir la paz sostenible. Primero debemos respetar y proteger los derechos humanos que son irrenunciables para el ser humano, sin excepción alguna ni discriminación. La declaración de los derechos humanos por el simple hecho de ser seres humanos tenemos varios derechos hasta de vivir en una nación digna en donde se respeten hasta los derechos del medio ambiente. Con esto queremos abogar por las personas que creen y luchan por nuestro mundo, y tienen una difícil tarea de enfrentar este reto hasta hacerlo objetivo”.

MENSAJE DE PAZ

Dr. Hernán Ulloa (Ex Juez de Corte Suprema de Justicia)

“El gran líder mundial defensor de los derechos humanos y de la paz universal, como Mahatma Gandhi decía la mejor forma de combatir la violencia, es con la no violencia. En esa misma línea de conducta y de pensamiento, Benjamín Franklin decía que la paz y la tranquilidad y la armonía eran la mayor riqueza de la familia. Estos pensamientos aparentemente sencillos tienen un extraordinario contenido humano. La paz no es un concepto, es y debe ser un estilo de vida que marque cada segundo, minuto a minuto y hora de nuestra existencia. La paz no es una creencia, es ciertamente la esencia medular de la humanidad donde nacen seres vivos, seres humanos, seres con libertad, seres con justicia. La paz no es una actitud meramente subjetiva, pues tiene que ser porque de otra manera no podría entenderlo, la paz tiene que ser la norma, la regla que sea el denominador común de todas nuestras actividades. Ahora que el mundo se encuentra en permanente confrontación los convoco a todos nosotros a hacer una profunda meditación espiritual para que hagamos todos quienes creemos y pensamos que la paz es el único camino que va a revertir tanta violencia en el universo. Muchos se preguntarán ¿Y de qué manera? ¿Qué hacemos para enfrentar la violencia a través de la paz? Pues simplemente ser militantes activos de la paz, ser amantes de la paz, ser voceros de la paz, ser practicantes a un trance de la paz, dar a cada uno de nuestras afinidades ese toque mágico que se denomina la paz, pues es el único camino que nos va a liberar de las ataduras de la violencia, de la maldad, del odio, de los rencores y de la envidia. Construyamos nuestros hogares bajo el signo del amor, de la solidaridad, de la tolerancia, comencemos siendo el ejemplo para nuestros hijos, nuestros familiares y toda la sociedad. Hagamos entender que la mayoría somos los buenos y que unidos venceremos la violencia que está destruyendo y socavando las bases del universo. En el momento en que la paz tenga cabida en los corazones desorientados, en el momento en que la paz brote en los terrenos estériles de nuestras diferencias de raza, religión y credo político; en el momento en que la paz se imponga frente a la tétrica y oscura noche de las guerras, en el momento en que la paz sea el signo inquebrantable de todas nuestras acciones, sin duda alguna venceremos a la violencia y conseguiremos una paz sustentable como bandera del cambio y progreso de la humanidad”.

DECLARACIÓN DE LA PAZ DE LA FEDERACIÓN PARA LA PAZ UNIVERSAL

Dr.   Lorenzo Calvas (Embajador para la Paz)

“Una paz sostenible para un futuro sostenible hace hincapié en el desarrollo sostenible y una paz sostenible, la FPU mediante los gobiernos y la sociedad civil pone a consideración que la necesidad de un desarrollo sostenible y la justicia social no son si no, síntomas de un problema humano más profundo y es mejor vivir como una familia, compartiendo el planeta, la naturaleza. Así mismo afirma el valor de la democracia y economías de libre mercado porque tienen un gran interés de lograr un desarrollo sostenible y el desarrollo de una economía verdadera que es de interés para todos. La FPU afirma que la familia es la unidad primaria de la sociedad la base de la educación cultural, espiritual y política; la familia es el pilar fundamental para lograr el desarrollo sostenible. Una Familia Bajo Dios sirve como un ideal que nos recuerda que el ejercicio de la libertad no debe hacer caso omiso de las necesidades de los demás. También reconoce de la sabiduría de la religiones del mundo, las que a través de sus medios nos dicen de diferentes maneras que los seres humanos tenemos la bendición de habitar este hermosos planeta, infinidad de sus recursos, al mismo tiempo estamos aquí como guardianes para protegerla y abogamos por la libertad responsable inclusive con las generaciones futuras. La FPU recuerda a los gobiernos y a las Naciones Unidas, al sector privado y a la sociedad civil que la libertad de religión es un derecho humano y no se debe transgredir a fin de tener una paz sostenible. En esta ocasión todos vamos a levantar los brazos de paz y vamos a trabajar juntos para construir un mundo que se asemeje a nuestras esperanzas y aspiraciones comunes. Sin justicia no hay libertad y la libertad se pierde cuando el hombre abandona su propio destino y el destino de nuestras familias y de nuestros hijos está en nuestras manos, que mejor que empiece por nosotros la paz, para así mismo fortalecernos y dirigirnos hacia la sociedad y hacia el mundo.