FOLLOW US

FacebookYoutubeLinkedin

International Association of Parliamentarians for Peace

CALENDAR OF EVENTS

June 2019
S M T W T F S
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

¡Paz y gloria al campeón de la paz Sun Myung Moon!

English

¡Infinitas gracias por su legado y ejemplo de vida!

El Rvdo. Sun Myung Moon, fundador de la UPF e incontables organizaciones y emprendimientos alrededor del mundo, ascendió al mundo espiritual este lunes 3 de septiembre, a las 1:54 AM hora de Corea, a la edad de 93 años, en el Centro Médico Internacional Cheongshim, un complejo de salud del Movimiento de Unificación ubicado en la Provincia de Gapyeong, donde había ingresado el 31 de agosto derivado del Hospital Santa María de Seúl, cuando su estado de salud ya era irreversible y su vida dependía de un milagro.

Su salud empezó a deteriorarse después de regresar de EEUU el 16 de julio, afectado de una tos persistente generada por un grave resfrío. Contra todas las recomendaciones y urgido por el tiempo que nunca le fue suficiente, no redujo su agenda de actividades, empujando su cuerpo físico más allá de todo límite. Finalmente fue internado en el Hospital de Santa María de Seúl el 3 de agosto, donde durante los siguientes días recibió todo tipo de atenciones y exámenes que determinaron que tenía neumonía, para ser luego ingresado a la unidad de cuidados intensivos del nosocomio.

Días previos, y como anticipando el desenlace, había recorrido cada rincón del Cheon Jeong Gung, el denominado Palacio de Paz enclavado en la ladera de una montaña cercana al lago Chongpyeon, localizado en Gapyeong, una hora al este de Seúl. "He terminado todo", repitió al menos cuatro veces durante ese día acariciando cada cosa, como si estuviera diciéndoles adiós. En el trayecto a otros lugares manifestó su gratitud a Hak Ja Han, su esposa inseparable por más de 50 años, con quien tuvo 14 hijos, mientras le apretaba la mano. Ella estuvo a su lado cada instante de su vida y particularmente en este tiempo crítico, junto con Hyung Jin Moon, Director del Movimiento de Unificación Internacional, y los otros hijos y líderes de distintas organizaciones del Movimiento de Unificación.

Apenas se conoció la noticia de su internación, fueron ofrecidas condiciones de devoción (oración, ayunos, vigilias, etc.) por la comunidad unificacionista para acompañar a este proceso. Innumerables mensajes de aliento y afecto fueron dirigidos a dar fuerzas a este “campeón de la paz”, como es reconocido por distintos líderes, “Padre Verdadero”, para quienes su ejemplo de vida y enseñanzas transformó el curso de su existencia. El 18 de agosto Hak Ja Han expresó palabras de consuelo a la comunidad unificacionista bajo el título: "Nunca vamos a parar”. Allí animó a seguir “siendo inquebrantables” y mantener la “determinación” para seguir adelante todas las obras que el Padre Moon se esforzó en desarrollar por más de 70 años.

“Creo que todos ustedes han trabajado duro hasta ahora y han hecho lo mejor posible. Sin embargo, es necesario sentir ahora que el estándar de haber hecho lo mejor ya no es suficiente”, señalaba Hak Ja Han a la familia extendida de la unificación, reafirmando el camino marcado por su esposo.

Sun Myung Moon tendrá su funeral a mediados de septiembre en Corea, que se replicará con celebraciones similares en cada país y cuyos detalles se compartirán próximamente. Para la ocasión se están recibiendo mensajes de condolencias y reconocimiento a su incansable labor por la paz en todos los campos de la actividad humana, ponderada por líderes de la espiritualidad, la academia, la cultura, la política y la ciencia.

Había nacido el 6 de enero de 1920 (calendario lunar) en Jeongju-gun, Pyongan, actual Corea del Norte, durante el dominio japonés. Su misión inició a los 16 años, cuando una experiencia espiritual le permitió conocer la causa del mal y sufrimiento en el hombre y el mundo. Sus propias vivencias pueden verse reflejadas en su Autobiografía “El ciudadano global que ama la paz” lanzada en el 2009, desde la fundación de la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial (Iglesia de Unificación) en 1954 y su casamiento con Hak Ja Han (1960); pasando por la primera gira mundial (1965), distintas movilizaciones masivas, la “Bendición de matrimonios” interculturales e interreligiosos, e históricos encuentros con Mijail Gorbachov (1990) y Kim Il Sung (1991); hasta las innumerables conferencias internacionales de liderazgo, el trabajo para reconciliar las religiones abrahámicas en Medio Oriente y la fundación y expansión de la Federación para la Paz Universal (UPF) en una gira mundial en el 2005.

Su legado permanecerá para la presente y futuras generaciones: su amor a Dios y a la humanidad, su esfuerzo de promover el matrimonio y la familia como un vínculo sagrado y eterno. Su incansable inversión en el acercamiento de las distintas tradiciones espirituales y el derribamiento de todo tipo de fronteras e inversión de energías en pos de una comunidad global centralizada en principios y valores universales, trascendiendo razas, culturas y religiones. Sólo la historia permitirá apreciar la profundidad de sus enseñanzas, su aporte en todos los campos de la actividad humana y la grandeza de su obra por la causa de la fraternidad universal, centrada en el único Dios Padre-Madre de amor.

¡Paz y gloria al campeón de la paz Sun Myung Moon!
¡Infinitas gracias por su legado y ejemplo de vida!

“La palabra muerte es sagrada. No es sinónimo de tristeza. El momento en el que entramos en el mundo espiritual debe ser un tiempo en el que entramos en un mundo de alegría por los frutos producidos en nuestras vidas en la tierra. Es el momento en el que quienes permanecemos en la tierra debemos despedir a nuestros difuntos con alegría. Debería ser un tiempo de gran celebración. Deberíamos derramar lágrimas de alegría, en vez de lágrimas de tristeza. Esa es la manera de celebrar el primer paso que el espíritu de quien partió da hacia el disfrute de una vida eterna asistiendo a Dios, en Su abrazo. En el momento de la defunción, nuestros espíritus deberían sentir un entusiasmo mayor que el que una novia recién casada siente al marchar al hogar del novio por primera vez”. - Mensaje del 8 de julio de 2010, Nueva York

 

"¡No hay nada que no podamos hacer si nos motivamos juntos centrados en el ideal de Dios para la paz! El futuro de la humanidad está en nuestras manos". - Mensaje de paz N° 13, Nueva York, 23 de septiembre de 2007

“Necesitamos un movimiento para realizar una sociedad de interdependencia, prosperidad mutua y valores universalmente compartidos. Necesitamos hacer de la humanidad una gran familia derribando las barreras en nuestros corazones y derribando incluso las fronteras entre las naciones. Este movimiento empieza desde cada familia”. - Mensaje de Paz Nº 12, Corea, 23 de febrero de 2007

“Amar a la naturaleza es amar a Dios y a la humanidad. Cuando la vida humana resuene con la naturaleza, el carácter humano florecerá en perfección. Las flores de la verdadera cultura del corazón, el mundo del verdadero arte, florecerán. Será el Jardín del Edén, el ideal original donde los seres humanos y toda la creación viven en completa armonía y expresan su naturaleza original”. - Mensaje de Paz N° 5, Corea, 13 de junio de 2006.

 

“El amor verdadero es la fuente del universo. Una vez que alguien lo posee, el amor verdadero lo convierte en el centro y señor del universo. El amor verdadero es la raíz de Dios y símbolo de Su voluntad y poder. Cuando estamos ligados en verdadero amor, podremos estar juntos para siempre, incrementando sin cesar la alegría de la mutua compañía. La atracción del amor verdadero pone a nuestros pies todas las cosas del universo; incluso Dios vendrá a morar con nosotros. Nada puede compararse al valor del amor verdadero. Este tiene el poder de disipar las barreras creadas por los seres humanos, incluyendo las barreras nacionales y raciales e incluso las barreras de religión”. - Mensaje de Paz N° 1, Corea, 24 de marzo al 3 de abril de 2006.

“El Reino de los Cielo (mundo ideal) es un ambiente natural en donde todas las personas viven por el bien de los demás. En consecuencia, en este mundo no hay antagonismos ni celos. No es un mundo gobernado ni por el dinero, ni por la posición, ni por el poder. Allí, el éxito de una persona representa el éxito de todos, las preferencias de uno representan las preferencias del conjunto y la alegría de una persona representa la alegría de todos”. - Mensaje de paz Nº 10, Corea, 21 de noviembre de 2006.

“Necesitamos un movimiento para realizar una sociedad de interdependencia, prosperidad mutua y valores universalmente compartidos. Necesitamos hacer de la humanidad una gran familia, derrumbando las barreras en nuestros corazones y derribando incluso las fronteras entre las naciones. Este movimiento empieza desde cada familia”. - Mensaje de Paz Nº 12, Corea, 23 de febrero de 2007

 

“Donde hay voluntad, existe un camino, especialmente si se trata de la voluntad de Dios”. Discurso inaugural de la Federación para la Paz Universal

"Todo ser humano rechaza el estado de infelicidad y se esfuerza por alcanzar la felicidad. Desde los pequeños asuntos individuales hasta los acontecimientos mundiales que influyen en la historia humana, todo es una expresión de vidas humanas que están constantemente luchando por llegar a ser más felices. ¿Cómo puede ser alcanzada esta felicidad?" - Introducción al Principio Divino