FOLLOW US

FacebookYoutubeLinkedin

International Association of Parliamentarians for Peace

CALENDAR OF EVENTS

April 2019
S M T W T F S
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4

Festival para la Paz Global celebra "La Fiesta de las Fiestas" en Haifa

Haifa, Israel - El día 20 de diciembre de 2008 se celebró el Festival para la Paz Global en Haifa, Israel, como parte de las celebraciones anuales de diciembre de esa ciudad. La diversa multitud estaba compuesta por judíos, musulmanes, cristianos y (beduinos) Druze, de Haifa y de todo el país.

Aunque era en pleno invierno, un día perfecto acogió a las familias y a los individuos al pintoresco Wadi Nisnas donde se llevaron a cabo múltiples actividades del festival. La muchedumbre comenzó a llenar las calles desde 10:00 de la mañana. Caminando por las estrechas calles, uno veía numerosos puestos ofreciendo coloridas mesas llenas de una gran variedad de productos para atraer a la multitud.

Nuestro programa del Festival para la Paz Global fue realizado en tarea conjunta con la compañía municipal de Haifa, Ethos, que produce el evento anual de Hag Hachagim, la "fiesta de las fiestas". Ésta es una serie de eventos realizados todo el mes, cada diciembre, para rendir honor y respeto a las cuatro confesiones abrahámicas.

El programa comenzó a las 10:30 y duró hasta las 16:00, con más de 24 grupos e individuos (200 artistas en total) actuando en dos escenarios simultáneamente. Había bandas de rock y coros, demostraciones de artes marciales y grupos de danza, cantantes vocales y músicos étnicos, y mucho más. En conjunto, la policía estimó que unas 40.000 personas participaron en los eventos a lo largo de todo el día en el centro de Haifa.

Todos parecían divertirse. Massoud, uno de los residentes de la vecindad, dijo: “No hemos visto tal celebración en años”. En un escenario rodeado por edificios históricos, se llevó a cabo una ceremonia nativoamericana especial, liderada por el Dr. Shuki Ben Ami, que era el maestro de ceremonias de los eventos.

Se invitó al escenario a doce personas, y fueron puestas en pares con representantes de nacionalidades, religiones, o razas enemigas. A cada par le fue dada una flecha auténtica y se les pidió romper la flecha como señal del fin de hostilidades. Al compás del sonido de un nativoamericano que tocaba lentamente su tambor, cantando una melodía evocadora, cada par rompió sus flechas y levantó los pedazos en alto sobre sus cabezas antes de ponerlas en la urna que estaba en el centro del escenario, y de abrazarse luego. Cuando todos habían acabado, el maestro de ceremonias encendió fuego a las flechas quebradas mientras la música continuaba. La muchedumbre los animaba vitoreando y Yona Yahav, el alcalde de Haifa, quien participó en la actividad, abrazó a varios de los pares.

El alcalde Yahav dio la bienvenida e invitó a los participantes internacionales a que volvieran en los años venideros, y entonces jocosamente agregó que ¡él les cobraría impuestos después del cuarto año! La celebración continuó con más actuaciones. La audiencia llenó cada espacio disponible, incluyendo el camino que pasaba por el costado del área así como las ventanas y los balcones de los edificios cercanos.
Después de que el alcalde hablara, el Dr. Thomas Walsh, Secretario General de la Federación para la Paz Universal, llamó al escenario a los representantes de la Iniciativa de Paz en Medio Oriente de más de 13 naciones. Él dio un discurso en nombre del Dr. Hyun Jin Moon, presidente del GPF, destacando el papel de la familia como “la escuela del amor,” el lugar en donde desarrollamos las habilidades para tener relaciones sanas dentro de la sociedad en general. La muchedumbre participaba activamente, levantando sus brazos estando de acuerdo con el lema que proclamaba “Una familia bajo Dios”.

Continuó una deslumbrante selección de actuaciones y, aunque la oscuridad se acercaba, la multitud se negaba a dejar el festival. Todos juntos cantaron la canción final, “Semillas de amor”, (“Seeds of love”) junto con la cantante Naty Rosenfield.

Todas las actuaciones fueron ofrecidas voluntariamente, y tuvimos más ejecutantes voluntarios de lo que el tiempo nos permitía. Los desilusionados artistas que no pudieron actuar fueron reconfortados asegurándoseles que serían invitados para un programa futuro.