FOLLOW US

FacebookYoutubeLinkedin

International Association of Parliamentarians for Peace

CALENDAR OF EVENTS

July 2019
S M T W T F S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Apreciando el mosaico interconfesional de los Países Bajos

La niña pequeña observaba calladamente mientras se ponían mosaicos de azulejos verdes para formar una bufanda y un vestido de una niña musulmana. “¿Qué es eso?, preguntó tímidamente señalando a la figura. “Es una pequeña niña musulmana. ¿Ves? Ella está parada junto con otros dos niños holandeses,” explicó un participante del Servicio de Juventud Religiosa (RYS). La niña, que estaba usando una bufanda, sonrió encantada entendiendo. Y exclamó: “Ah, comprendo. Son diferentes pero son como si fueran uno!” Este simple mensaje acerca del banco cubierto de mosaico será proclamado en el colegio Lucas School, en la sección de Utrecht, Holanda, ampliamente habitada por turcos y marroquíes.

Con la globalización, está aumentando nuestra exposición a gente y culturas de todas partes del mundo. Sin embargo, es difícil ir más allá de la tolerancia, y respeto quizás, en las relaciones entre la gente de distintas culturas. Es poco frecuente para la persona común desarrollar una curiosidad sincera y un aprecio hacia las diferencias mutuas. En vez de vivir en una sociedad intercultural, estamos creando comunidades de diferentes culturas que existen paralelamente. ¿Es esto realmente valorar nuestra diversidad?

 

Estos temas son muy destacados en Holanda. Como el país más densamente poblando de Europa con sus 16 millones de habitantes, su supervivencia y bienestar dependen de la habilidad de la gente de vivir uno junto al otro con respeto mutuo. Holanda tiene la segunda mayor proporción de musulmanes en Europa (6 por ciento), y en tal país es crucial que haya comprensión y amistad interreligiosa.

Sin embargo, la violencia motivada por cuestiones religiosas, como el asesinato del director de cine Theo Van Gogh por un fanático musulmán en 2004, hizo un llamado de atención hacia la necesidad de comprensión interreligiosa, diálogo, y amistades. Existen tensiones entre las comunidades marroquíes y turcas de Utrecht en relación a la sociedad holandesa en general. Un tema de discusión en ciudades tales como Den Haag es la integración de inmigrantes a la cultura mosaica, pero los jóvenes de diferentes religiones y culturas no tienen oportunidades frecuentes de encontrarse y de mezclarse.

El Servicio de Juventud Religiosa, un proyecto de la Federación para la Paz Universal, crea oportunidades para que la juventud de diferentes religiones, culturas y antecedentes se involucren en un diálogo, aprendan a conocerse, y pasen un tiempo juntos con el propósito común de servir a la comunidad. El RYS, al fortalecer los valores más profundos comunes a todas las religiones, anima a las personas a que practiquen su fe mediante su contribución a la comunidad y mediante su conexión con otras confesiones y culturas.

El proyecto intercultural de la juventud de este año, entre el 7 al 18 de junio, trajo participantes nacionales e internacionales a una sección de inmigrantes marroquíes y turcos de Utrecht, para ayudar a promover la integración de inmigrantes en la sociedad holandesa, construyendo el proyecto de 2007 en Utrecht en colaboración con Kerk en Wereld (Iglesia y Mundo) y la Iniciativa de Servicio de la Juventud. Este año, los participantes trabajaron mucho más cercanamente con las mezquitas locales y las organizaciones comunitarias tratando de hallar las necesidades en común.

Hubo muchas oportunidades para la juventud de la zona de interactuar con nuestro grupo intercultural. Escolares visitaban junto con sus maestros y también solos después de salir de la escuela. Se unían para diseñar y crear mosaicos en los bancos y en una pared. Un diseño integra la bandera holandesa con la media luna y estrella (símbolos de Marruecos) y la estrella de cinco puntas turca. En el centro del banco hay tres figuras: una niña y un niño holandés con una niñita con vestido largo y pañuelo en la cabeza. Un segundo proyecto, un banco de diálogo, se trata de poner mosaicos en tres bancos enfrentados. El banco principal muestra un sol con rayos, un símbolo de vida y esperanza, mientras los dos bancos de apoyo retratan muchas manos coloreadas alzadas juntas integrándose entre los rayos de esperanza. Los bancos están diseñados para facilitar la comunicación. Se planean citas inspiradoras acerca de la creatividad como el eje contemplativo para los bancos. El tercer proyecto, un mural grande en una pared, describiendo símbolos de alegría, risa y música.

Los participantes compartieron distintos aspectos de las culturas locales e inmigrantes. El Centro Cultural Juvenil organizó tres seminarios: en rap, tambores medio-orientales, y danza Bollywood. Hubo un programa cultural al atardecer que permitió a todos compartir sus habilidades recién adquiridas y también talentos que reflejaban su cultura nativa. Los aventurados fueron tentados por una visita a Gouda, el famoso mercado de quesos, para saborear las comidas tradicionales de la zona, incluyendo arenque al escabeche. Una experiencia memorable fue una vuelta en bicicleta de cuatro horas, empleando el medio de transporte más común en Holanda, y también un paseo en bote a través de los canales.

El aspecto más interesante fue quizás las variadas visitas a lugares religiosos. Asistimos a los servicios de musulmanes, cristianos, sijes, hindúes, y Sufis Universales para comprender más profundamente sus creencias y sus ceremonias. Los miembros de las diferentes confesiones compartieron su manera única de venerar lo Divino, permitiendo a la juventud visitante tomar parte de sus cultos si así lo deseaban, observar sus devociones, hacer preguntas, y descubrir por sí mismos qué cosa y por qué cada grupo veneraba de la manera que lo hacía.

Cada religión expresó calidez y sinceridad hacia el grupo. Un punto destacado de estas visitas fue un gentil servicio de un sacerdote sij al enroscar turbantes alrededor de las cabezas de los participantes. Parece como si los pequeños actos de alegría y amistad fueran las verdaderas expresiones de la fe y el amor religioso. Esta es la personificación y expresión, de la relación basada en amor verdadero, la esencia de todas las tradiciones de fe.

"Con cada nuevo lugar de culto que visitábamos se abría mi mente más y más a nuevas experiencias y conceptos. Me fui con el deseo de continuar expandiendo mi conocimiento y experiencia con otras confesiones," dijo un participante, Aika Watanabe.

Para más información, ver www.rys.net y youthserviceinitiative.org